Acceso

   

Método ABN

Durante este curso han sido muchas las actividades programadas en las que el método ABN ha sido el protagonista, eso sí, compartiendo el papel principal con las niñas y los niños.

            Se trata de un método muy lúdico, lo cual favorece el aprendizaje de los alumnos. Se sienten muy motivados con los materiales elaborados, ya que para ellos es un juego en el que a la vez aprenden.

            Además cabe la posibilidad de adaptar tanto el material como la metodología a las características particulares del alumnado. En el caso de Pedagogía Terapéutica esta posibilidad es un acierto, ya que continuamente se requiere de acomodación o ajuste a cada alumno.

            A continuación se enumeran diferentes posibilidades educativas del método ABN en las sesiones de apoyo a través de actividades de las que se adjuntan fotos para hacer más visual la explicación.

            - Antes de comenzar con el número como tal, se trabajan también las seriaciones de dos, tres o cuatro elementos con material manipulativo. También se hacen comparaciones entre elementos buscando dónde hay más, donde hay igual y dónde hay menos. Igualmente con muchos/pocos/ninguno, también el tamaño grande/pequeño/mediano. Así se consigue el desarrollo o adquisición de conceptos básicos matemáticos.

            - Se aprovechan muchas situaciones cotidianas (escalones, pinturas, ventanas, sus propio alumnos…) para contar. Siempre se procura contar más allá de lo que el alumno es capaz para que poco a poco vaya memorizando más números.

            - El calendario también es una buena herramienta, ya que además de contar los días de la semana, los meses del año, las estaciones, se puede trabajar el anterior/posterior, ¿cuántos días faltan para…?, ¿cuántos días han pasado desde…?

            - Se trabaja la numeración a través de cuentos acumulativos como “La cebra Camila”, “La casa de la mosca Fosca”, “Once damas atrevidas”. Van memorizando de forma muy divertida para ellos, poco a poco anticipan el número que va a salir a continuación, con lo que se consigue el objetivo. Hay cuentos en los que el conteo es ascendente y otros en los que es descendente.

            - Para el conteo también se han elaborado una serie de tarjetas en las que hay una cantidad de objetos determinada y varias grafías de números. El alumno ha de colocar una pinza en el número correspondiente. Así trabajamos también la motricidad fina.

            - Para mejorar la orientación espacial se trabaja con material manipulativo como pueden ser puzles. A través de puzles sencillos, también se desarrolla la numeración (conteo y grafía), ya sea hasta el 5 o hasta el 10. Estos puzles llevan un número en cada pieza de forma que sólo si se colocan en orden se conseguirá encajarlos de forma correcta. Al ser elaborados por la maestra, se aprovechan imágenes de sus dibujos preferidos buscando la motivación por parte del niño.

            - Para trabajar de forma manipulativa las decenas, se ha elaborado un conjunto de diez casas, una por cada decena. Así tenemos todos los vecinos del 0, del 10, del 20… 

            - Con la “Casa del 100” hay muchos contenidos para trabajar en cuanto a numeración. La utilizamos mucho para buscar los “vecinos” de un número: anterior, posterior, decena anterior y decena posterior.

            - El “Monstruo de contar” es uno de los materiales que más les gusta y uno de los más efectivos para este objetivo en primeros niveles. Por ejemplo, elegirán la grafía del número correspondiente según el número de brazos que tenga, o según un número dado tendrán que ponerle la cantidad de ojos que se pide.

            - Con las “Ruletas de los números” tendrán que descubrir los objetos que se corresponden con el número central y eliminar los objetos que, por ser menores o mayores en cantidad, están siendo intrusos.

            Tanto el alumnado como la maestra están satisfechos con el método ABN, ya que los resultados están siendo muy positivos. Con lo que animamos a investigar en el mismo.

ABN Y MÚSICA

Todos tenemos claro, que la música, en mayor o menor medida forma parte de nuestras vidas. Pero ¿qué es la música?

La música, es abstracta en su totalidad. Su lenguaje es propio, único y universal. Como disciplina artística, dominados los aspectos teóricos, parte de la razón, de la mente y del alma de su creador, para provocar en nosotros sentimientos. Para trabajarla, darla a conocer y disfrutarla, recurrimos a aspectos teóricos, matemáticos, físicos…

Pues bien, aprovechando que este curso se trabaja ABN (Algoritmo Basado en el Número) en educación infantil, y puesto que es más que probada la relación entre la música y las matemáticas, he querido fusionar ambas materias en dos aspectos básicos y de una manera implementadora a la que Vero, ha realizado con éxito en su clase de infantil en Anguiano

Puesto que paso media hora los jueves con los más pequeños de la unidad de Anguiano, y dado que, durante el curso, les he ido introduciendo en el mundo musical de un modo sencillo y lúdico (cualidades del sonido, exploración de instrumentos de pequeña percusión, y audición de ejemplos musicales a lo largo de la historia y la evolución musical con el paso de los siglos), quiero concluir el curso con este aspecto que fusiona música (figuras rítmicas y notación musical) y las matemáticas (el número).

Para poder realizar las sesiones (espero que sean un total de entre 4-6), he elaborado unos materiales que van desde lo sencillo (palos y escalera, por ejemplo), a lo que son en realidad los signos convencionales de la música (notas y figuras).

Con la explicación previa, y mediante la manipulación y el juego, se adentrarán en la exclusividad que supone la música como lenguaje, subidos en el vehículo que es el número.

 

Podéis ver cómo se ha trabajado en la primera sesión.

Seguro que les gusta y aprenden un montón.

 

David Zárate - Maestro de música. CRA ENTREVALLES

   
© ALLROUNDER